Saharauis ocupan la sede de MINURSO

Saharauis ocupan la sede de MINURSO en Esmara en protesta “por el paro y la represión”

Rabat, 2 oct (EFE).- Un grupo de once saharauis han ocupado esta mañana la sede de la Misión de la ONU en el Sáhara Occidental (MINURSO) en Esmara (norte del territorio) en protesta “por la represión ejercida por la policía marroquí, el paro y el expolio de nuestros recursos naturales”, dijo a Efe uno de los ocupantes.

Tanji al Mojtar, estudiante de 21 años, precisó que la protesta “no es política, sino de carácter exclusivamente social”, y aseguró que la sede de la Minurso se encuentra ahora rodeada por vehículos de la policía marroquí, las Fuerzas Auxiliares y el Ejército.

El portavoz de la Minurso en El Aaiún, Enrico Magnani, contactado por teléfono, no quiso pronunciarse sobre lo sucedido: “Estamos recabando información”, dijo y añadió que “no es la primera vez que sucede algo parecido”, sin dar más detalles.

Tampoco los medios marroquíes han hecho alusión a los hechos hasta el momento.

Según Al Mojtar, la ocupación de la sede, situada a las afueras de Esmara, se produjo a las 04.00 de la madrugada hora local (misma GMT), y a las 07.00 llegó la policía marroquí, que detuvo a las cuatro mujeres que formaban parte del grupo y las sacó fuera de la sede.

El responsable de la Minurso en la sede, que parlamentó con la policía y al parecer llegó a un acuerdo con ella, dijo a los saharauis que no es trabajo de la misión ocuparse de esta clase de problemas sociales, sino preparar el referéndum de autodeterminación, en punto muerto desde hace 20 años.

La reclamación de sus recursos naturales, la defensa de los derechos humanos y las protestas de carácter social parece ser la nueva estrategia del independentismo saharaui para conseguir tener voz tras dos décadas de inmovilidad política y sin que las conversaciones entre Marruecos y el independentista Frente Polisario dieran algún fruto hasta ahora.

Torturas en Marruecos

El relator de la ONU contra la tortura denuncia haberse sentido intimidado en Marruecos

Agencias
  • Juan Méndez, relator contra la tortura de la ONU, ha visitado Marruecos y el Sahara Occidental durante siete días. Denunció haberse sentido intimidado por funcionarios en todas las reuniones mantenidas y le llamó la atención que los centros que visitó hayan sido recién pintados y dispongan de mantas nuevas.
  • Informó de tortura “frecuente”, aunque no puede asegurar que sea “sistemática”.
  • Aprecia una creciente cultura de los Derechos Humanos en las altas esferas, pero que no se traslada a todas las autoridades.

Juan Méndez, relator de la ONU contra la tortura, ha terminado una ruta de siete días por el Sahara Occidental y Marruecos. Al concluirla, dio una rueda de prensa. Dijo, entre otras cosas, que “ha creado un clima de intimidación” tener siempre presente a funcionarios del Gobierno marroquí. Es algo habitual que le ha tocado sufrir a Méndez, pero que cualquier periodista, abogado o asociación pro Derechos Humanos que visite, sobre todo, el Sahara Occidental puede constatar cualquier día del año.

En un informe preliminar, Méndez ha denunciado la persistencia de “malos tratos” en Marruecos. En delitos comunes “los malos tratos y tortura son muy frecuentes”, dijo, aunque mantiene que no puede asegurar que sean “sistemáticos”. En el caso de delitos considerados “terroristas”, explicó que “la tortura parece ser mucho más cruel y sistemática”.

Méndez reconoció en su informe que “está emergiendo una cultura de los derechos humanos” y que “parece haber un compromiso en los niveles más altos” para erradicar las prácticas de tortura, pero lamentó que ese compromiso “no llegue a todos los niveles de la autoridad”

Lamentó que falte voluntad para acabar con los malos tratos en los interrogatorios y para investigar las denuncias sobre tortura. Concretamente, Méndez denunció “casos recientes de informes creíbles de golpes (con puños y palos), aplicación de electrochoques y quemaduras de cigarrillos”, prácticas que en su opinión equivalen a la tortura, según informa la agencia EFE.

El informe del relator dedica especial atención al hecho de que las confesiones arrancadas bajo tortura tienen ante el juez más validez que los testimonios ante el tribunal, y lamentó no haber encontrado un solo caso de un testimonio invalidado por sospechas de tortura. Además, no se respeta el derecho de asistencia letrada inmediata a los detenidos, sino que lo habitual es que pasen 24 horas antes de que el abogado pueda ver a su cliente y solo por espacio de media hora.

En los delitos contra la seguridad nacional la ley antiterrorista permite una incomunicación de 96 horas prolongada hasta tres veces. Méndez agradeció haber tenido “acceso irrestricto” a todos los centros de detención que quiso visitar -cárceles, comisarías, psiquiátricos y centros de reclusión de menores-, y le llamó la atención que todos hubieran sido recién pintados y renovados y provistos de mantas nuevas.

“Espero que esas mejoras continúen y se hagan en las demás prisiones”, ironizó. El relator, que presentará un informe confidencial al gobierno marroquí, que será quien lo haga público posteriormente, opinó que la tortura y los malos tratos, cuando se aplican a delitos contra la seguridad del Estado, “no se practican con lógicas raciales o religiosas, depende más bien de que el régimen se sienta amenazado”.

Entre las prácticas igualmente denunciadas, Méndez citó el recurso creciente de la policía a un uso excesivo de la fuerza en la dispersión de las manifestaciones, la sobrepoblación carcelaria y la represión con que la policía está tratando al “grupo especialmente vulnerable” de los emigrantes subsahariano

sahara occidental

<object width=”1280″ height=”720″><param name=”allowfullscreen” value=”true”></param><param name=”movie” value=”https://www.facebook.com/v/4265232825762″></param><embed src=”https://www.facebook.com/v/4265232825762″ type=”application/x-shockwave-flash” allowfullscreen=”1″ width=”1280″ height=”720″></embed></object>

la cooperación en los campamentos saharauis

Des de la Federació ACAPS volem comunicar el nostre rebuig a aquesta decisió. Ens adherim a les paraules de CEAS – Sahara.

Para garantizar la continuidad de la cooperación en los campamentos saharauis

http://www.saharaindependiente.org/local/cache-vignettes/L150xH98/arton1151-c59ba.jpg

Las Organizaciones que trabajamos en la Cooperación y Ayuda humanitaria con los saharauis en los campamentos de refugiados, y ante la precipitada evacuación y repatriación a sus lugares de origen, por decisión del Gobierno español alegando ” razones de seguridad en la zona”, de nuestros compañeros que estaban trabajando sobre el terreno, queremos dar a conocer a la opinión pública las siguientes consideraciones:

Recalcar nuestra preocupación permanente, por la seguridad de los y las cooperantes en misión en los campamentos, que con su loable y valiente trabajo alivian la vida diaria de miles de refugiados saharauis. Habiéndose tomado todas las medidas de seguridad necesarias para poder garantizar su trabajo humanitario. Para nadie es un secreto el riesgo que corren a diario muchos profesionales, ya sean periodistas o cooperantes, que trabajan desafiando el peligro que significa para sus vidas el salvar otras vidas humanas en zonas de conflicto o campamentos de refugiados de todo el mundo.

La inseguridad que pueda existir en estas regiones del mundo, por muy real que sea, no puede ser la justificante para ceder al chantaje y dejar abandonadas a sus suerte a decenas de miles de refugiados que sus vidas dependen totalmente de la presencia y el sacrificado trabajo de los cooperantes y gente solidaria con y para ellos.

Afirmamos rotundamente que a raíz del secuestro de nuestros compañeros, Ainoha, Enric y Rosella, hoy felizmente liberados, el Frente Polisario, en coordinación con la Minurso, los distintos Gobiernos directamente afectados, y por supuesto con el Gobierno español, se han fortalecido las condiciones de seguridad en su trabajo, firmándose un protocolo que contempla estas nuevas medidas adoptadas, minimizando los posibles riesgos de estas especiales circunstancias que persiguen perjudicar las estrechas relaciones de cooperación que existen entre los distintos pueblos del Estado español y el Pueblo Saharaui.

Nuestro objetivo es ayudar a los refugiados saharauis, y cualquier retirada de los cooperantes, no justificada, tendría repercusiones muy negativas sobre su situación ya que subsisten gracias a la Ayuda y cooperación internacional, asfixiándolos, aislándolos y sometiéndolos a un cerco de hambre.

Reiteramos nuestra confianza absoluta en las medidas y medios, que las autoridades de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), han adoptado para la protección y seguridad a cooperantes, familias y representantes de todo tipo de grupos e instituciones que durante más de 35 años visitan regularmente los campamentos de la población refugiada saharaui.

Debemos buscar nuevas formulas, entre las distintas ONGs, Asociaciones, Ayuntamientos, Universidades…etc, para evitar la provocación de una una situación de aislamiento, que acentué las condiciones ya de por si difíciles que se viven en los campamentos de refugiados, y encontrar alternativas para mantener y garantizar una asistencia adecuada y normal.

Lo sucedido no hace sino reiterar la necesidad de una acción política y diplomática más decidida para poner fin a la situación de injusticia que padece el Pueblo Saharaui desde hace más de 35 años y que le obliga al exilio y a recurrir a la ayuda internacional para garantizar su supervivencia. Esta solución pasa inexorablemente por el fin de la ocupación de su país por Marruecos y por el libre ejercicio del derecho de autodeterminación.

Mientras la Comunidad Internacional no ejerza las responsabilidades que le corresponden para alcanzar una solución justa y duradera al conflicto del Sáhara Occidental, las organizaciones de solidaridad y cooperación que trabajamos en el Sáhara Occidental mantendremos nuestro esfuerzo y nuestra presencia tanto en los campamentos de población refugiada como en los territorios ocupados siempre que la población saharaui y sus autoridades legítimas así nos lo soliciten. Por último, en estos duros momentos para todas y todos nosotros, no olvidamos a las dos cooperantes de Médicos Sin Fronteras secuestradas igualmente en Somalia, a cuyas familias y amigos/as trasladamos nuestra profunda y sincera solidaridad.

Madrid, 28 de julio de 2012 Pepe Taboada Presidente del CEAS-Sahara.

Sáhara Occidental

El etiquetado de los alimentos y nuestra responsabilidad

20120620110821-label-and-liability-cover-300.jpg

El 1 de julio de 2012, se espera que entre en vigor un nuevo acuerdo comercial entre la Unión Europea y Marruecos, a la espera de la ratificación por parte del gobierno marroquí. Este acuerdo permitirá que cada vez entre en el mercado de la UE un  mayor volumen de productos agrícolas etiquetados como de origen marroquí. Sin embargo, la ocupación por parte de Marruecos del Sáhara Occidental, y la instalación en los territorios ocupados de industrias agrícolas en auge, están perpetuando una ocupación ilegítima y la obtención de beneficios económicos de los que no se beneficia la población saharaui. Mientras, los productos obtenidos en estas grandes explotaciones agrícolas son etiquetados como procedentes de Marruecos.

Western Sahara Resource Watch y Emmaus Stockholm acaban de publicar el informe Label and liability -continuación del informeTomates conflictivos- que demuestra cómo los  productos agrícolas de la agroindustria marroquí, instalada ilegalmente en los territorios ocupados del Sáhara Occidental, van a parar a la cesta de la compra de consumidores de la Unión Europea, sin que éstos sean conscientes de ello. 

En el informe se identifican 11 zonas de producción agrícola en la zona de Dajla, todas propiedad del rey de Marruecos, de empresas marroquíes y de multinacionales francesas. Ninguna de estas explotaciones son propiedad de la población saharaui local; ni siquiera de los pequeños colonos marroquíes instalados en el territorio. Los productos agrícolas cosechados se destinan a la exportación -60.000 toneladas en 2010-: el 95% de los tomates, los pepinos y los melones producidos en los territorios ocupados del Sáhara Occidental llegan a los mercados extranjeros, principalmente de la Unión Europea. 

Mientras, por un lado, los productores agrícolas europeos rechazan este acuerdo con Marruecos por los graves daños que provocará en la agroindustria de la UE, por otro lado, la Unión Europea socava el derecho internacional que prohibe la explotación de los recursos del Sáhara Occidental sin que la población saharaui sea la beneficiaria.

estrangulado y descuartizado

Hamdi Etarfaoui fue “estrangulado y descuartizado”

T.S (TW: @TXEMITA)

Islas Canarias04/06/2012

La policía marroquí y los paramilitares que patrullan en El Aaiún airean en la prensa alauita su visión de la muerte del saharaui Hamdi Etarfaoui. Hablan de estrangulamiento, ajuste de cuentas, diferencias personales y de que fue enterrado en un patio cortado en pedazos. La comunidad saharaui denuncia que el verdugo nunca se declarará culpable si es el que dirige la investigación. Los argumentos policiales, los mismos que cuando asesinaron a Said Dambar

La prensa marroquí ha aireado este fin de semana las explicaciones que ha dado la policía sobre la sospechosa muerte de Hamdi Etarfaoui en El Aaiún, capital del Sahara Occidental. Según Les Echos, por ejemplo, se argumenta que la muerte se produjo en “circunstancias dudosas”. Según este medio de comunicación, murió “estrangulado” dentro de una habitación que alquilaba junto a su “verdugo” y vincula su muerte a las “diferencias personales con su presunto asesino” apostillando que “ya ha sido detenido” y da la investigación por terminada, en base a fuentes de la policía marroquí que patrulla en El Aaiún.

Otro rotativo, Liberation, apunta también a que la víctima, que ubica dentro de la tribu “Azerguiyine”, fue “estrangulada en una fiesta que fue por el mal camino” y cita fuentes policiales de El Aaiún para determinar que el móvil fueron “las diferencias personales”. Además añade lo que ha denunciado la familia de Etarfaoui, que “fue mutilado antes de llevarlo a su casa y enterrarlo en el patio”.

Fuentes saharauis ubicadas en El Aaiún apuntan al crimen político, sin embargo, y coinciden en destacar que si la investigación “la hace el verdugo, evidentemente se va a exculpar” y añaden: “Por mucha gente que asesinen nunca se señalarán como culpables”.

Los hechos ubican la muerte de Etarfaoui tras la cena con varios altos cargos del Gobierno marroquí en la que se encontrarían hasta dos ministros. De la reunión hay constancia, porque la televisión local grabó parte de la misma y en ella, según distintas fuentes, el ahora fallecido habría acusado de corrupción a la administración marroquí en el Sahara Occidental. Además, el asesinado había sido muy crítico con la administración marroquí en un congreso agrícola celebrado en Méknes.

A priori, Etarfaoui había desaparecido y no había ni rastro de él, pero la presión de la comunidad saharaui ante la administración ocupante de Marruecos ha hecho que el caso no caiga en el olvido, por el momento.

Los saharauis denuncian el asedio a su comunidad por parte de la policía marroquí y de los paramilitares desplegados en El Aaiún, por el régimen que lidera Mohamed VI. En el territorio está la MINURSO, pero no puede velar por los Derechos Humanos, porque Francia vetó esta posibilidad en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.  

Derechos Humanos

Rabat, 29 abr (EFE).- La Organización de Defensores Saharauis-Segunda Generación (ODS-SG) denunció hoy la detención por parte de las autoridades marroquíes de cinco saharauis que se manifestaron ayer en El Aiún (Sáhara Occidental) para reivindicar su derecho a la autodeterminación.
Los cinco formaban aparte de un grupo que se congregó frente a la sede local del marroquí Consejo Nacional de Derechos Humanos (CNDH) para pedir además la “liberación de los presos políticos saharauis” y el final “del expolio de los recursos naturales”, y que terminaron siendo dispersados de forma “agresiva” por la policía marroquí, denunció ODS-SG en un comunicado.
Según dijeron a Efe fuentes de la Asociación Saharaui de Víctimas de Violaciones de Derechos Humanos (ASVDH), los saharauis eligieron ese lugar para poner en evidencia que la reciente creación de dos representaciones del CNDH en El Aiún y Dajla no han aportado ningún cambio a la situación de derechos humanos del pueblo saharaui, en particular en el derecho de reunión y de libre expresión.
El Consejo de Seguridad de la ONU decidió el pasado 24 de abril renovar el mandato de la Misión de la ONU para el Referéndum en el Sahara Occidental (Minurso) hasta el 30 de abril de 2013, y pidió a Marruecos y al Frente Polisario “poner en marcha medidas independientes y creíbles que aseguren el pleno respeto de los derechos humanos” en el Sahara Occidental y en los campamentos de Tinduf.
Sin embargo, Marruecos se niega a que la MINURSO tenga competencias para vigilar la situación de los derechos humanos en ese territorio, contrariamente a lo que vienen reivindicando desde hace años expertos de la ONU, el Frente Polisario u organizaciones internacionales como Human Right Watch (HRW).
La ODS-SG expresó su “máxima preocupación” por la vida de los manifestantes saharauis y reivindicó la aplicación de los convenios internacionales para garantizar la protección de los derechos humanos en el territorio saharaui. EFE

Espionaje de Marruecos

Ban Ki-moon acusa a Marruecos de espiar a la ONU en el Sáhara

El secretario general lamenta las trabas que impiden trabajar a los “cascos azules” en la antigua colonia


El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, acusa a Marruecos de espiar a la Minurso, el contingente de la ONU en el Sáhara Occidental cuya misión tropieza además con numerosas trabas. En el informe de 28 páginas que ha remitido al Consejo de Seguridad de la ONU, que el 30 de abril prorrogará el mandato de los “cascos azules”, Ban señala que “hay indicios de que la confidencialidad de las comunicaciones entre la sede de Minurso [en El Aaiún] y Nueva York resultó comprometida en al menos una ocasión”. No menciona a Marruecos aunque fuentes diplomáticas no dudan de que alude a ese país.

Ban se queja además de que el acceso de la Minurso a la población local “está controlado” por Marruecos. “Paralelamente, la presencia de la policía marroquí fuera del complejo habitacional [de la ONU] desanima a los visitantes a acercarse a la Minurso”, señala.

El secretario general se lamenta de que su contingente es “incapaz de ejercer por completo sus tareas de control, observación e información de la pacificación” de esa antigua española. En consecuencia pide, entre otras cosas, que la misión se refuerce con 15 observadores militares que se añadirán a los 230 miembros de la Minurso.

En el borrador difundido el 6 de abrilentre los objetivos de la Minurso figuraba “la puesta en práctica del referéndum de autodeterminación” que revindica el Frente Polisario. El texto distribuido cinco días después ya solo menciona la “aplicación de las sucesivas resoluciones del Consejo de Seguridad”.Pese a estos reproches a Rabat, el informe de Ban, sobre todo en su última versión, no es del todo perjudicial para sus autoridades. Las gestiones de Marruecos, que es miembro provisional del Consejo de Seguridad, y de Francia, lo han suavizado.

El informe tampoco recoge otra vieja aspiración del Polisario respalda por ONG como Amnistía Internacional o Human Rigts Watch: que la ONU vigile el respeto de los derechos humanos en el Sahara como lo hacen otros contingentes de paz en otros lugares del mundo.

Pese a todo Ahmed Boujari, delegado del Polisario ante la ONU, indicóque el informe supone “una evolución positiva”. Se alegró de que Ban recalque que para poder cumplir con su mandato Minurso deber “tener acceso a informaciones fiables y creíbles” de las que hoy en día no dispone.

Sí podría obtenerlas, según Ban, si hubiese “un libre acceso al territorio saharaui de diplomáticos, periodistas y organzaciones de derechos humanos”, algo que no sucede.

Desde hace cinco años Marruecos y el Polisario celebran reuniones informales acompañados por delegaciones de Argelia y Mauritania, los dos países fronterizos del Sáhara. Ban constata que en ellas “no se lograron avances reales”.

El ministerio de Exteriores de Marruecos no había reaccionado, el jueves por la noche, al contenido del informe que conoce desde principios de mes al formar parte del Consejo de Seguridad.

Ban pide, por último, la liberación de los cooperantes españoles, Enric Gonyalons y Ainhoa Fernández, y de la italiana Rossella Urru secuestrados en octubre en una zona en manos del Polisario.